sospechas en jardin de la ADP

padres de los niños del Jardín Maternal 4771 “Berta Cerezo de Mamaní”, de la ciudad de Hipólito Yrigoyen, están indignados.
Las condiciones edilicias de la institución, a la que asisten unos 250 chicos, están en un estado deplorable.
Los baños no están adaptados para los niños de 2, 3 y 4 años que asisten al jardín que depende de la Asociación Docente Provincial (ADP).
También se quejan porque el patio de juegos no tiene techo y cuando caen las fuertes lluvias tropicales del norte provincial el piso de tierra se vuelve un lodazal donde es imposible que los niños jueguen.
El arenero es un depósito de chatarras y aseguran que durante la última reunión de padres vieron ratas.
La institución funciona en el predio de la Iglesia de la Asunción del Cielo, donde el cura Rubén Gutiérrez, les cobra $1.000 de alquiler.
Cuotas
Las que se quejan, en su gran mayoría, son las mamás. Ellas abonan 50 pesos mensuales por cada uno de sus hijos por lo que se obtienen unos 12 mil pesos mensuales de los 250 chicos del total de la matrícula.
Las madres creen que con el aporte que reciben del Estado y de la ADP podrían mejorar las instalaciones del jardín y mandaron una nota al ministro de Educación de la Provincia, Roberto Dib Ashur, y a las supervisoras Dina Valdez y Lucrecia Prieto para encontrar una solución.
La institución funciona desde hace dos años en el local parroquial y hasta ahora no hicieron ninguna mejora significativa.
Para colmo, las madres aseguran que la institución recibió casi 9 mil pesos a principios de año para refacciones y nada se hizo para el mantenimiento del local